Cuidado con los titulares

Si te gusta leer estudios científicos, es importante que conozcas claves para leerlos correctamente, ya que a veces los titulares de los mismos pueden dar lugar a confusión. Si leyéramos el siguiente titular “Un estudio científico demuestra que comer grosellas incrementa el nivel de inteligencia”, más de uno empezaría a comer grosellas.

Parece que si algo lo dice un estudio es cierto y no lo cuestionamos. Sin embargo, hoy en día se difunden resultados de estudios de forma inexacta o incluso errónea.

Claves para leer estudios científicos

Frente a este titular habría que preguntarse:

  • Cuál fue la muestra de personas que se utilizó para hacer este estudio: eran todas de la misma edad, eran hombres o mujeres.
  • ¿Qué tipo de grosella consumieron? ¿Y en qué cantidad?
  • ¿Cómo se controló que todos comieran la misma variedad y cantidad de grosella?
  • ¿Qué parte de la inteligencia se midió?
  • ¿Qué pruebas se utilizaron para medir esa parte de la inteligencia?
  • ¿Las herramientas estadísticas que se utilizaron para analizar los datos, permiten extraer una conclusión de causa efecto? Es decir, ¿qué la causa del aumento de la inteligencia es el consumo de grosellas, y sólo el consumo de grosellas?
  • ¿Los participantes en el estudio recibieron algún tipo de compensación?
  • ¿Quién financia el estudio? ¿Hay intereses económicos detrás?
  • ¿Existen otros estudios similares? ¿Qué resultados obtuvieron?
  • …..

Aunque hay más, haciéndonos la lista de preguntas anteriores, podremos determinar si el titular del estudio científico es fiel al mismo y evitar caer en posibles errores.

Posibles errores

Los principales errores de diseño de estudios científicos tienen que ver con la selección de la muestra y el control de las variables contaminantes entre otros.

Y a la hora de difundir los resultados, el principal error es que se afirma que existe una relación causa efecto (en este caso que comer grosellas aumenta la inteligencia), cuando en el estudio sólo se observó que un aumento de inteligencia en las personas que comían grosellas, pero no se determinó que se debía a ello.

Os animamos a tener estos detalles en cuenta a la hora de leer resultados de estudios científicos.

Esperamos que os sea útil
Hasta la próxima!

 

Equipo Norba Psicología

Queremos Ayudarte

Escríbenos y juntos encontraremos la solución a tu problema

RESPONSABLE: VANESA HERNÁNDEZ SANTOS | FINALIDAD: Información sobre los tratamientos | Derechos: Puede ejercitar los derechos de acceso rectificación, supresión, oposición y portabilidad o limitación del tratamiento dirigiéndose por escrito acompañando copia del D.N.I. a consulta@norbapsicologia.com.

¡Comparte este contenido en tus redes sociales! Haz clic en los iconos a continuación para compartir en tus plataformas favoritas y ayudar a difundir nuestro mensaje. ¡Gracias por tu apoyo!
¿Hablamos?