¿Qué es la ansiedad social?

En Navidad se incrementa el contacto social con amigos, familiares y eventos de empresa y para las personas con ansiedad social es una época un tanto complicada.

La ansiedad social consiste en experimentar miedo ante situaciones sociales en las que la persona cree que puede ser juzgado, avergonzado o humillado. Viven las situaciones sociales con una ansiedad elevada, lo cual les lleva a evitarla o resistirlas a costa de un gran malestar, llegando incluso en casos a interferir en su vida diaria.

¿Por qué cada vez es más frecuente?

Se trata de un fenómeno cada vez más frecuente, debido al aumento de dificultades en la interacción social y para establecer nuevas relaciones. Como acusa de ello podríamos esgrimir fundamentalmente:

  • El ritmo de vida: cada vez llevamos días más cargados de actividades, de cosas que hacer, y el pararse a charlar con alguien se ve como una pérdida de tiempo, cuando en realidad, la interacción social es una necesidad para el cerebro humano.
  • Los cambios en la forma de comunicación: hablar por mensajes escritos o de voz no es lo mismo que la interacción en cara a cara, porque se pierden las claves de la comunicación no verbal, como el tono de voz o la expresión facial. También se pierde la espontaneidad y fluidez en la conversación; en una conversación por Whatsapp, tengo más tiempo para pensar la respuesta y cómo expresarla, en la interacción cara a cara es más fluida, más espontánea, y eso se está perdiendo.

¿A qué afecta y sus consecuencias?

La ansiedad social puede afectar a todos los ámbitos de la vida de la persona, laboral, académico, ocio… desde acudir a una entrevista de trabajo, una consulta médica, una cita de pareja o ir la clase. Puede ocurrir que en una persona la ansiedad se manifieste más en unos entornos que en otros. Siempre interfiere con el desarrollo de una vida normalizada y, en algunos casos puede llegar a ser incapacitante para la persona.

El aislamiento es una de sus consecuencias más frecuente. La persona va evitando cada vez más situaciones sociales, lo cual, paradójicamente, le va a provocar más ansiedad ante las mismas. Este aislamiento puede contribuir al desarrollo de otras patologías como episodios depresivos u otros cuadros de ansiedad.

Hay personas que tienen mayor vulnerabilidad a la ansiedad, y podrían, por tanto, tener más riesgo de sufrir ansiedad social. También las personas que en su crianza no han tenido muchas oportunidades de interacción social o han crecido en un entorno de aislamiento social.

¿Qué podemos hacer para tratarla?

En el abordaje de este problema desde la consulta de psicología, lo primero sería identificar los entornos en los que la ansiedad se manifiesta, así como posibles causas (si la persona ha sufrido algún evento que le haya “marcado” a nivel social). Se entrenaría a la persona en estrategias concretas para poder exponerse a situaciones sociales que está evitando, con un nivel de malestar asumible.

 

Espero que os sea de utilidad.

Hasta la próxima!

Equipo Norba

Queremos Ayudarte

Escríbenos y juntos encontraremos la solución a tu problema

RESPONSABLE: VANESA HERNÁNDEZ SANTOS | FINALIDAD: Información sobre los tratamientos | Derechos: Puede ejercitar los derechos de acceso rectificación, supresión, oposición y portabilidad o limitación del tratamiento dirigiéndose por escrito acompañando copia del D.N.I. a consulta@norbapsicologia.com.

¡Comparte este contenido en tus redes sociales! Haz clic en los iconos a continuación para compartir en tus plataformas favoritas y ayudar a difundir nuestro mensaje. ¡Gracias por tu apoyo!
¿Hablamos?