Introducción al Síndrome de la Impostora

¿Alguna vez has pensado «hay otros peores que han llegado más lejos»? Esta es una idea común entre quienes sufren del síndrome de la impostora. Estas personas a menudo piensan que otros han tenido éxito porque creyeron en sí mismos y en sus capacidades.

Pero, ¿por qué algunas mujeres con una trayectoria académica brillante y un gran valor profesional no alcanzan el éxito? Puede ser que no quieran o no les interese, lo cual es completamente válido. Sin embargo, hay casos en los que desean y saben cómo hacerlo, pero no dan el paso. ¿Qué hay detrás de esto?

Factores que Contribuyen al Síndrome de la Impostora

Podríamos atribuirlo a la falta de autoestima, que ciertamente es un factor, pero hay más aspectos implicados. Permíteme explicarte algunos factores relacionados con la crianza y el desarrollo en las etapas tempranas de vida de estas mujeres.

Influencia de la Dinámica Familiar

Muchas mujeres provienen de familias donde la figura masculina era dominante, a veces incluso agresiva, mientras la figura femenina era sumisa. En estos entornos, se impulsaba a los varones a liderar la empresa familiar o a estudiar carreras técnicas. En definitiva, se invertía en los varones. La niña asume que quienes reciben el impulso y la proyección son ellos.

Síndrome de la impostora: qué hay detrás

La figura materna sumisa, que no ha desarrollado sus intereses y talentos, vive con miedo y lo transmite a sus hijas. Esta transmisión de miedos genera mujeres inseguras, llenas de dudas e incapaces de afrontar situaciones que impliquen algún riesgo.

Consecuencias en el Desarrollo Personal

El clima familiar está marcado por el miedo, infundido por la figura paterna, con frecuentes muestras de violencia verbal hacia la madre y los hijos. La niña busca ser perfecta, para tratar de ser vista por su padre y no causar problemas a su madre. En la adolescencia, esto puede llevar a pensamientos obsesivos, trastornos de la conducta alimentaria y autolesiones, aunque nadie lo nota porque no quieren ser una carga.

Perfeccionismo y Autoestima

Aprenden a hacer todo de manera perfecta, ya que no conocen otra forma de actuar. No saben su propio valor porque nadie se lo ha reconocido. Permanecen en ese nido de perfección que les da seguridad. Temen salir de ahí y no están acostumbradas a mostrarse, a ser vistas, porque les pesa el miedo.

Desde esta perspectiva, ven cómo otros logran lo que a ellas les gustaría. Saben cómo hacerlo y quieren hacerlo, pero no pueden. ¿Qué les falta? Les falta haber visto su valía en los ojos de los demás para poder reconocérsela y creer en ella.

Cómo Superar el Síndrome de la Impostora

El sentimiento de valía se forja en la interacción con figuras significativas durante el desarrollo temprano. Sin embargo, hay buenas noticias: este sentimiento de valía se puede trabajar y desarrollar en la edad adulta.

Espero que este artículo te haya sido útil y te haya dado algo en qué pensar. Si deseas comentar o preguntar algo, puedes hacerlo en el formulario a continuación. Y si te ha gustado, ¡compártelo!

¡Hasta la próxima!

Vanesa

Queremos Ayudarte

Escríbenos y juntos encontraremos la solución a tu problema

RESPONSABLE: VANESA HERNÁNDEZ SANTOS | FINALIDAD: Información sobre los tratamientos | Derechos: Puede ejercitar los derechos de acceso rectificación, supresión, oposición y portabilidad o limitación del tratamiento dirigiéndose por escrito acompañando copia del D.N.I. a consulta@norbapsicologia.com.

¡Comparte este contenido en tus redes sociales! Haz clic en los iconos a continuación para compartir en tus plataformas favoritas y ayudar a difundir nuestro mensaje. ¡Gracias por tu apoyo!
¿Hablamos?