¿Por qué no me lo dijiste antes?

Es la pregunta de un hombre a su pareja, tras descubrir un entramado de deudas por compras compulsivas por parte de ella. Ella lo mira y responde “no sé”. Esta es una situación que se suele darse en los casos de adicción a las compras online por parte de mujeres. ¿Por qué no lo cuentan?

Es curioso, porque generalmente, son conscientes de que es algo que se les ha ido de las manos, que no es “normal” estar ampliando un préstamo para pagar las compras o jugar con el crédito de las tarjetas. Son conscientes de la ansiedad que sienten cuando a principios de mes las financieras les retiran una parte importante de su salario. ¿Por qué no lo cuentan? Por dos motivos principales:

  1. El poder reforzante de las compras: el momento de realizar y recibir la compra, supone una descarga de dopamina en el cerebro, que proporciona una sensación de energía y bienestar. Y la dopamina puede tener un potencial adictivo, es decir, la persona se engancha ya no tanto a la compra en sí, sino a esa sensación de energía y bienestar.
  2. Por vergüenza: reconocer haber caído en esto, supone sentir vergüenza y es una emoción, yo diría la más, desagradable de sentir. Este sentimiento de vergüenza hace que se culpabilicen y se traten con dureza, con comentarios del tipo “cómo pude caer en esto”, “qué tonta fui”. Esto hay que tenerlo en cuenta en el proceso de terapia, puesto que puede inducir sintomatología depresiva. Volver a comprar suele suponer un alivio de este malestar, con lo cual el círculo vicioso está servido.

La adicción a las compras online es un fenómeno relativamente frecuente, pero desconocido, ya que se oculta.

¿Cuál es el origen de la adicción a las compras online?

Yo apuntaría a dos tipos factores:

  1. Factores Externos:
    • Estrategias de marketing por parte de las grandes compañías textiles: ropa nueva en la web cada semana, promociones, posibilidades de financiación…Entidades financieras que conceden un préstamo y ofrecen ampliaciones constantes a golpe de un click.
  2. Factores Internos:
    • Qué está pasando en la vida de la persona en el momento en qué comienza: muchas veces se inicia en un momento complicado de la vida de la mujer como problemas de pareja o una ruptura, problemas en el trabajo o con la presencia de otros estresores, como fue la pandemia de COVID
    • Estado emocional: el caldo de cultivo emocional de esta adicción viene dado por la frustración, la insatisfacción y la tristeza que sienten estas  mujeres y que su cerebro trata de compensar a través de las compras.
    • Ausencia de fuentes de bienestar en su vida: las compras descontroladas comienzan en un momento de sus vidas donde no hay situaciones o actividades que les generan satisfacción como contacto social, deporte, cultivar sus intereses…
    • Carencia de estrategias de regulación emocional: al no saber cómo gestionar la frustración y la insatisfacción, la compra compulsiva se instala como falso regulador de las mismas
    • Vulnerabilidad biológica: cada vez existen más evidencias de que las personas que se quedan enganchadas a este patrón de compras presentan una vulnerabilidad a nivel cerebral que las predispone a ello, y tiene por tanto más probabilidad de desarrollar una conducta adictiva que la población general.
adiccion a las compras online

Si sospechas o descubres que alguna mujer de tu entorno, tu madre, hermana, pareja o amiga presenta puede tener adicción a las compras online, trátalas con cariño, no las juzgues, no las presiones, no te lleves las manos a la cabeza, ellas ya sienten bastante vergüenza.

Pero ¿sabes qué?

Cuando son “descubiertas”, a pesar del malestar, sienten alivio, porque ya se acabó, por tanto, si procedes con cuidado puedes ayudarlas a salir de esto. ¿Cuáles serían los pasos a seguir? Lógicamente, serían distintos en cada caso, pero os indico unas pautas generales:

  1. En primer lugar, arreglar la situación financiera: solicitar dinero al entorno familiar y cercano para cancelar los préstamos y pagar lo que se deba a las financieras.
  2. Darse de baja de las entidades de préstamo, eliminar las apps del móvil desde las que se compraba y cancelar las comunicaciones comerciales de las mismas.
  3. Elaborar un plan para devolver en plazos el dinero que se le ha prestado: este paso es especialmente importante, porque es una forma de reparar el daño y facilita la disminución de la culpa.
  4. Incorporar en su rutina diaria actividades que generan sensaciones gratificantes: actividades sociales, deportivas, culturales o académicas.
  5. Adquirir estrategias de regulación de las emociones: aquí la figura del psicólogo/a puede ser de ayuda.

Espero que os sea de utilidad, si tenéis alguna duda o queréis dejar algún comentario podéis hacerlo en formulario que tenéis aquí debajo, y si queréis, podéis compartirlo para que así podamos llegar y ayudar a más gente.

¡Hasta la próxima!

Vanesa Hernández

Queremos Ayudarte

Escríbenos y juntos encontraremos la solución a tu problema

RESPONSABLE: VANESA HERNÁNDEZ SANTOS | FINALIDAD: Información sobre los tratamientos | Derechos: Puede ejercitar los derechos de acceso rectificación, supresión, oposición y portabilidad o limitación del tratamiento dirigiéndose por escrito acompañando copia del D.N.I. a consulta@norbapsicologia.com.

¡Comparte este contenido en tus redes sociales! Haz clic en los iconos a continuación para compartir en tus plataformas favoritas y ayudar a difundir nuestro mensaje. ¡Gracias por tu apoyo!
¿Hablamos?